Tal día como hoy, hace dos años, David Fernández marcó un maravilloso gol de cabeza a centro de Nestor Susaeta. Subimos. Ahora el Oviedo aún puede subir a Primera. Es muy difícil pero no imposible.