Los colegios electorales de Venezuela están mayoritariamente cerrados y con pintadas contra el dictador Maduro: el pucherazo va a ser gigantesco.