Sol espléndido. Bailando tangos en la plaza de Trascorrales de Oviedo. Una ciudad en fiesta permanente gracias a que las autoridades no organizan nada.