En la reunión de Jackson Hole (Wyoming, EE UU), los gobernadores de los bancos centrales, entre los que destacaron la norteamericana Janet Yellen y el europeo Mario Draghi, concluyeron lo de siempre: hay que crear más dinero aún. A la economía le ha gustado.