También Protección de Datos se suma a la lucha contra los separatistas, anunciando multas a los miembros de las mesas, que partirían de 40.000 euros. Pero el Gobierno sigue huido.