Sigue el pacto. Puigdemont, más gallego aún que Rajoy, declara la independencia y la aplaza.