Puigdemont si quiere puede. Nadie lo va a parar salvo su propio miedo al fracaso.