No acepta compartir poder. Monzón no quiere saber nada de Cebrián y renuncia a presidir Prisa.