Sigue el engaño. Pero la bondad natural de los ciudadanos les impide ver las elecciones-trampa de Rajoy. Cada vez peor.