Es obvio el resultado de las elecciones-trampa del 21 de diciembre: el socialista Miguel Iceta será el próximo presidente de Cataluña. Vuelve el tripartito para ejecutar la independencia legal tras la reforma de la Constitución.