Du Pont, la multinacional estadounidense, propietaria de la planta de Tamón, abandona Barcelona ante «la realidad que se está viviendo en torno a la situación catalana» y se traslada a Asturias.