La crisis catalana provoca un terremoto político. Ciudadanos sube como la espuma, Podemos cae al pozo.