La rebaja fiscal de Trump no les afecta. Las mega tecnológicas de EE UU son las firmas que menos impuestos pagan: por eso están en la vanguardia.