Puigdemont se declara anti europeo y solo el 24% de los catalanes quiere seguir adelante con el “prusés”. Disparate tras disparate.