Con una deuda tremenda, un presupuesto asturiano expansivo puede ser letal.