Carbayonia tiene que ser compensada por el sobre coste de los ciudadanos de fuera que acuden a la ciudad. Rosón tiene razón: Oviedo necesita una ley de capitalidad.