Mientras PP, PSOE y Podemos defienden la injusticia, Albert Rivera ataca al cupo vasco y, así, se convierte en el único político español con futuro.