Están en las últimas y no hacen más que el ridículo. De risa: los medios vegetales dudan de la veracidad de los medios digitales.