La campaña mediática no cesa. Siguen los ataques a la variante del Pajares para, así, machacar a Asturias.