Ya era hora. Trump rompe el cerco de Jerusalén.