El independentismo es penosamente decimonónico. Tabarnia demuestra el absurdo del paleo separatismo.