Barbón se ríe de los plazos de De la Serna. Los socialistas se hacen los locos: pero todo el mundo sabe que son los grandes enemigos de la variante del Pajares.