Las encuestas son clarísimas. La catarata de insultos y amenazas indica que Ciudadanos va como un cohete a la Moncloa.