Tiene a mano la investidura. Puigdemont puede llevarse el gato al agua.