El separatismo ya no es negocio. Forcadell y compañía huyen despavoridos.