Cambios de nombre y logotipo. La izquierda se lanza al travestismo político.