Las empresas huidas no volverán. Cataluña podría perder un millón de empleos en cuatro décadas por el separatismo.