Ni siquiera la crisis catalana afecta negativamente. Las inversiones extranjeras se duplican en España.