Hace un mes “El País” liquidó su rotativa y ahora el cierre de “Interviu” y “Tiempo” certifica la muerte de la prensa vegetal.