Enorme éxito de Sir John Eliot Gardiner en Oviedo, al frente de la Orquesta Sinfónica de Londres, en un memorable concierto que tuvo como escenario el Auditorio Príncipe Felipe. Schumann fue el otro gran protagonista. De su legado sonaron la Obertura de Genoveva, op. 81, la Sinfonía n.º 4 en re menor, op. 120 y la Sinfonía n.º 2 en do mayor, op. 61.