Conmoción nacional. El horror ante el asesinato de Gabriel no admite paliativos.