Siguen las movilizaciones de los jubilados. Los pensionistas pueden acabar con Rajoy.