El PP apuesta fuerte contra la oficialidad del asturiano porque estima que les va a dar votos. Sobre todo consideran que por esa vía se ha lanzado el PSOE de Lastra en cuanto llegó al poder y que es una vía muerta o que es una vía para circular marcha atrás. La apuesta es acertada electoralmente a mi juicio pero la están planteando de una forma excesivamente ruda, típico de la derecha que no sabe comunicar.