Los que ensucian la ciudad deben ser sancionados. Limpiar las pintadas del Oviedo antiguo no es suficiente.