La verdad es evidente aunque se pregone un terrible cambio climático: nieve, lluvia y frío en invierno y sol en primavera.