Los epígonos del arecismo siguen llevando todas las ayudas fuera de Oviedo. Seis veces más a la Laboral de Girón que a la ópera del Campoamor.