El tinglado público se queda con el grueso de los impuestos. El gasto corriente del Principado se come el 70% de las inversiones.