El deterioro de la vía estrecha asturiana, lo que hasta hace poco era FEVE, es alarmante. Se suspenden los servicios y la atención a los viajeros disminuye. Un círculo vicioso porque cada vez tiene menos usuarios y por eso disminuyen los ingresos y las inversiones. La red puede dar un gran servicio al centro de la región y enlazar las alas pero eso requiere atención y compromiso de los gobiernos.

Otras noticias

    No hay más noticias