Cada vez es todo más evidente. Cristianos, progres, republicanos y Rajoy: el cuarteto que alienta el separatismo racista catalán.