Aunque todo son eufemismos la verdad es que el comunismo capitalista chino controla la electricidad asturiana.