En la hora del fallecimiento del gran periodista a los 87 años de edad cabe una reflexión indiscutible: haría falta un Tom Wolfe para contar lo que está ocurriendo en Cataluña.