Wenceslao López se lava la manos y regala el grado de Deportes a otras localidades asturianas.