Un Gobierno sin horizonte. El nuevo patriotismo impedirá a Sánchez continuar la hoja de ruta de ZP-Rajoy.