Levanta el control previo a los pagos de la Generalidad. Pedro Sánchez ya empieza a ceder ante el separatismo catalán.