A 300 euros el kilo. El primer bonito anuncia el verano.