El emplazamiento del campo es un desastre sin remedio pero cabe alguna mejora. Los accesos al Carlos Tartiere piden a gritos unas escaleras mecánicas.