El Gobierno también discrimina en las vías de comunicación. Todas las autopistas son de pago, la cuestión es ¿quién las costea?