Optimismo y calma en la casa azul. Desesperación entre los terceristas porque no saben cómo meterle mano al Real Oviedo.