El centro derecha si no cae en sus endémicos errores está a dos telediarios del Gobierno. La última prueba está ahí: del mister de Guerra al de Pedro Sánchez. Los socialistas son incorregibles.