Villarejo le contó que tenía una red de putas para extorsionar. La ministra Lola sabía todo sobre la mafia policial.